Que tres etarras formen parte de un grupo parlamentario, cobren sueldo público y ostenten cargos de responsabilidad política sobre sus víctimas, máxime con más de 300 casos sin resolver, encarna el fracaso de todo un régimen. Sin ambages.

— Joven Europeo (@JovenEuropeo) July 13, 2020