¿Se imaginan pastores evangélicos orando a Tomás Muntzer, a Bolivar, al Ché, a Lutero, a Calvino, a Chávez y, con eso, tratando de acabar con el evangelismo promovido desde EEUU? Sí, y por eso saldrá mal.

— Santiago Armesilla (@armesillaconde) December 6, 2019