Así que ya es una doctrina reconocida por la Santa Sede. Se veía venir. Lo tenía todo: dogmas, profetas, apocalipticismo, llamamientos a la expiación de los pecados, búsqueda de redención...

— ∂ανι∂ (@realidadvelada) November 16, 2019