La aparición de variantes más contagiosas, como la de Reino Unido, puede mejorar las cosas, según sostiene la investigadora Jennie Lavine, que añade que el SARS-CoV-2 es más parecido a los cuatro coronavirus del catarro ya conocidos que al SARS o el MERS https://t.co/IC3NR2YD6g

— EL PAÍS (@el_pais) January 15, 2021