Que los argelinos acusados de violar a una chica tengan los huevos de decir cosas como "Buenas fiestas, agur" riéndose después de salir en libertad con cargos, demuestra dos cosas: no se arrepienten y la justicia no es igual para todos.

— Mazzinguerzetta 🇪🇸 (@Mazzinguerzett1) August 5, 2019